Contacto

Contacto

Opinan los jóvenes

Opinan los jovenes

¿Embarazada?

Embarazada?

Necesita ayuda online?

Conócenos

Conocenos

Cómo ayudar

Como ayudar

 

 

 

El regalo de tu virginidad


La virginidad es el ideal del ser total y de la integridad. La entrega de nuestro cuerpo a alguien expresa un compromiso absoluto. Esta unión sólo es verdadera y significativa después de que estemos sacramental, legal, social, emocional y espiritualmente comprometidos en el matrimonio.

 

De manera que la pregunta es: ¿desean entregarle todo su ser a su futuro esposo o esposa? El matrimonio es como hacer un regalo.

 

Digamos que ustedes quieren regalarle un radio a su amigo el día de su cumpleaños, pero deciden quedarse con la bocina, así que antes de envolverlo abren la caja y sacan la bocina. Al día siguiente su amigo abre el regalo y le fascina el radio, pero descubre que le falta algo muy importante... la bocina. Su amigo se ve privado del disfrute del valor total del regalo.

 

Si abandonamos la castidad y renunciamos a nuestra virginidad antes del matrimonio, estamos defraudando a nuestro futuro esposo o esposa al no ofrecerle la entrega total de nuestro yo. A nosotros nos corresponde elegir.

Danos corazones y mentes limpias, ¡Oh Señor, para que podamos mirarnos a los ojos!


Razones para esperar hasta el matrimonio

Una sola vez es suficiente para quedar embarazada, para contraer una enfermedad venérea y para contraer el SIDA

Tus años de adolescente

Los años de la adolescencia pueden ser una época muy especial para aprender, estudiar y prepararse para lo que algún día se quiera lograr. Es un tiempo para forjar el carácter que necesitamos para alcanzar nuestras metas y también una gran oportunidad para hacer nuevos amigos. La naturaleza te regala este tiempo especial para descubrir y crecer en tu identidad.

En esta etapa descubrirás al sexo opuesto, pero sin tener que hacer frente a las consecuencias que implican las relaciones sexuales.

Para divertirte no es necesario tener relaciones sexuales. Incluso, éstas, a tu edad obstaculizarían tu proceso de crecimiento hacia la madurez y tu preparación para lograr metas.

La TV, algunas canciones y las malas compañías pueden presionarte para que creas y actúes de otra manera, induciéndote a relaciones sexuales prematrimoniales. No hagas caso. Te están mintiendo. No te conviene.

Todavía tienes mucho que hacer antes de poder comprometerte para toda la vida con una persona que te ame, respete y tenga salud física y mental.

 

Algunas preguntas que debes hacerte

Hay muchas cosas que debes saber antes de decidirte a tener relaciones sexuales.

Las siguientes interrogantes te pueden ayudar 

a decidir qué es lo mejor:

  • ¿Está de acuerdo con mis valores morales el tener relaciones sexuales?

  • En toda relación sexual existe la posibilidad de un embarazo. ¿Podría en este momento darle a un hijo (a) el apoyo emocional y económico que se merece?

  • ¿Si termino con mi novio(a) me sentiría bien de haber tenido relaciones sexuales con esa persona?

  • ¿Estoy seguro(a) de que nadie me está empujando a tener relaciones sexuales?

  • ¿Quiere mi novio(a) tener relaciones sexuales ahora?

  • "Para hacer lo que quieres, debes saber lo que quieres."


Razones para posponer el inicio 

de las relaciones sexuales


1. Nunca tendrás que preocuparte de un embarazo ni sentirás vergüenza por tener que decírselo a tus padres. El anuncio de un embarazo es una alegría pero dentro del matrimonio.

2. Nunca tendrás que preocuparte de contraer, por vía sexual, el SIDA y otras enfermedades; algunas de ellas incurables.

3. Aprenderás a practicar el autocontrol, lo que aumentará tu fuerza de voluntad y te sentirás mejor acerca de ti mismo (a) cuando no cedas a las presiones que te rodean.

4. Darás buen ejemplo. Así estarás contribuyendo a construir un mundo mejor.

5. Estarás protegiendo tu propia reputación. Para llegar algún día a conseguir un buen esposo o esposa necesitarás tener buena fama. Es tonto empeñar el futuro por ceder a impulsos momentáneos y presiones de los demás.

6. Sabrás con seguridad si de verdad te quieren o sólo quieren el placer que puede proporcionar tu cuerpo.

7. Podrás canalizar tus energías juveniles hacia actividades que contribuirán a tu desarrollo y madurez como son: los estudios, el deporte, la música, la lectura, la pintura, el servicio a los necesitados, asociaciones juveniles, escolares o comunitarias, etc. 

8. Aprenderás a conocer el verdadero amor. Sabrás distinguir entre el amor verdadero y el impulso o atracción sexual. El acto sexual es algo espontáneo y breve (un encuentro de una noche). El amor necesita tiempo para crecer y durar para siempre, que es lo que todos queremos. El verdadero amor nunca es desesperado sino que sabe esperar.

 


Cómo decir "No"


¿Te es fácil? Te felicito...

A pesar de que algunos quisieran hacernos creer lo contrario, muchos adolescentes inteligentes han decidido no tener relaciones sexuales prematrimoniales. No es fácil pero tampoco lo es nada que vale la pena en la vida. Si quieres triunfar en tu vida, tus estudios, el trabajo, el deporte, en el dominio de un instrumento musical, debes esforzarte.

Decir "no" a las relaciones sexuales prematrimoniales vale la pena.


Podrías decir:

  • "Me gustas mucho, pero realmente no estoy preparado(a) para tener relaciones sexuales".

  • "No quiero tener relaciones sexuales hasta que me case. Prefiero esperar".

  • "Disfruto de tu compañía pero no creo que tengo edad suficiente para tener relaciones sexuales".

  • "No tengo por qué darte explicaciones de no querer tener relaciones sexuales. Es tan sólo mi decisión y de nadie más".

  • "Decidí no tener relaciones sexuales, así que por favor no me presiones".

  • "Si realmente me quieres, respeta mi decisión de esperar". 

  • ¿Cuál sería tu respuesta? 

  • Piénsalo bien y actúa con madurez.

  • "Guarda tu dignidad de persona... así podrás respetar la dignidad de otros"


Recuerda:

"No hagas caso a las presiones de películas, novelas, música, amigos(as) que te inducen a las relaciones sexuales prematrimoniales".

"No te engañes. Tu vida es muy preciosa para ti, para los que te quieren y para tu patria.


No te dejes engañar para no caer en embarazos fuera del matrimonio, abortos,
enfermedades de transmisión sexual o la enfermedad fatal del SIDA".

En toda relación sexual existe la posibilidad de un embarazo. Esta responsabilidad no es para ti ahora. Este es un tiempo para formarte y terminar tus estudios.

No caigas en trampas que comprometen tu futuro. Para escoger lo que quieras para tu vida necesitas ser libre.

_____________________


Nota: Este texto proviene de un folleto publicado por ADEVI (Asociación en Defensa de la Vida), organización afiliada a Vida Humana Internacional en Costa Rica.

 



¡Nosotros esperamos... 

y tú también puedes lograrlo! 


Por Keith Kiser


Aunque suene extraño, Tami y yo éramos vírgenes cuando nos casamos. No fue fácil, permíteme decirlo; pero nos alegramos mucho de haber esperado.

Empezamos a salir en el noveno grado y continuamos haciéndolo por siete años antes de casarnos. A medida que nuestro amor y nuestra dedicación crecían, las tentaciones sexuales se volvieron una verdadera lucha. Ambos somos cristianos practicantes que querían obedecer a Dios, pero aunque Dios decía "no", nuestros cuerpos gritaban "si"… ¡y parecía que nuestros cuerpos gritaban cada vez más fuerte!


Resistiéndose a las tentaciones sexuales.

Las hormonas estaban en competencia. Queríamos esperar, pero la carne nos decía "sigue adelante". La televisión, el cine y la música empeoraban las cosas. Sus mensajes nos estimulaban diciéndonos una y otra vez: "ten relaciones sexuales". Nuestra convicción de esperar se estaba debilitando. La impureza que lleva al acto sexual estaba destruyendo nuestra relación. El dolor, el pecado, la culpa y la confusión nos estaban separando.

Al borde del desastre, hicimos el compromiso de reservar las relaciones sexuales hasta el matrimonio y rezar juntos con regularidad. Reforzamos nuestra decisión median te la lectura de un libro acerca de mantener la pureza en una relación de noviazgo. Comprometidos con la castidad, nos ayudamos mutuamente en la lucha contra las tentaciones. Era difícil a veces, pero desarrollamos una gran disciplina y respeto mutuo. Una nueva apertura surgió y aumentó la confianza en nuestra relación. Nuestro amor floreció y se hizo más profundo.

Ahora podemos decir con gratitud que cuando finalmente nos casamos éramos vírgenes. No podemos expresar cuán maravillosa fue nuestra luna de miel. Sencillamente decimos que valió la pena esperar. Luchamos pero ganamos las batallas y ambos somos más felices, más fuertes y estamos más enamorados por haber esperado.


"Una sola carne." ¿Cómo es eso?

Tami y yo lo compartimos todo -nuestras posesiones, pensamientos, sueños, emociones, temores, sufrimientos y oraciones; todo lo que somos. Compartir nuestros cuerpos es la expresión física de la entrega total del uno al otro. Las relaciones sexuales no son solamente un signo de nuestro amor, también nos unen muy íntimamente, dándonos gracia y fortaleza para superar la adversidad.

Cuando una pareja se hace "una sola carne", éste es el conocimiento más íntimo posible. No solamente comparte usted su cuerpo, sino también sus emociones y su alma. Esta entrega de su yo más íntimo, y recibir el yo más íntimo de su cónyugue, es un privilegio maravilloso. Pero si uno de los dos puede "largarse", el don y el privilegio son abusados y despreciados. Amar significa desear lo mejor de lo mejor para una persona por toda la vida. Tener relaciones sexuales sin el amor comprometido del matrimonio hiere y habitualmente destruye la relación.

Las relaciones sexuales también crean niños, como signo del amor entre los esposos. ¿No es increíble que la unión espiritual y física del amor pueda crear una nueva vida? Imagínate esto: dos personas tan enamoradas que la entrega mutua crea un nuevo niño -una persona- un hijo o hija como tú y yo, con un alma que vivirá para siempre. (¡Qué belleza, ser co-creadores con Dios!)

Y los bebés necesitan familias fuertes, con padres y madres amorosos. Esta es la situación ideal y es una razón por la cual Dios designó el sexo específicamente para parejas casadas. El acto sexual es para unir y para tener niños, y antes del matrimonio ambas cosas tienen dolorosas y graves consecuencias.


¿Qué hacer si ya has empezado 

a tener relaciones sexuales?

Comprendemos que puedes estar ya teniendo relaciones sexuales y preguntándote por qué después de dar tanto de sí, tu relación está dando tropiezos. Sólo porque estés teniendo relaciones sexuales no quiere decir que ni tú ni él o ella estén dando "todo" de sí. Aunque dos personas digan que se aman, no han dado todo de sí mientras no hayan hecho públicamente votos de dedicar cada uno su vida entera al otro "hasta que la muerte nos separe".

Fuera del matrimonio, la intimidad sexual indica que por lo menos uno de los dos está actuando sin autocontrol de un manera egoísta y deshonesta. Esto destruye la relación convirtiéndose en una cuña y una piedra donde se tropieza en el desarrollo de un amor maduro. Las relaciones sexuales prematrimoniales te garantizan que tarde o temprano se romperá la comunicación.

Para restaurar tu relación actual y proteger tu futuro matrimonio necesitas suspender toda relación sexual inmediatamente, incluyendo todo lo que le precede. Dale a tu amor una oportunidad de hacerse más profundo y florecer. Puede parecer imposible al principio, pero puedes hacerlo. Tú y tu amada (tu futura esposa y tus hijos), estarán muy agradecidos de que hoy hayan hecho el compromiso de reservar las relaciones sexuales para el matrimonio. Y si ya han hecho ese compromiso, ¡felicitaciones!

____________________


Fuente: "The Incredible Gift! The Truth About Love and Sex", por Keith y Tami Keiser. Our Sunday Visitor Publishing Division Inc., 1996.


Piensa en las consecuencias

Si esperas hasta el matrimonio:

  • Sabrás que la otra persona te quiere por lo que eres, no porque aceptas tener relaciones sexuales.

  • Conservarás el respeto propio y el de los demás al permanecer firme y cumplir tu objetivo.

  • Conocerás lo que es tener confianza, honestidad y paciencia.

  • Experimentarás paz mental.

  • Desarrollarás la verdadera intimidad.

  • Tendrás una conciencia limpia.

  • Tendrás unas relaciones sanas.

  • Compartirás con tu esposa(o) un vínculo que nadie más ha compartido.

  • Pondrás atención a las habilidades de comunicación y desarrollarás relaciones no sexuales.

  • Tendrás un fundamento sólido cuando te cases.
    Podrás tener en el futuro una luna de miel muy especial.

___________________


Fuente: Adaptado de Choices/Teen Awareness, Inc.

 


Si no esperas, prepárate para...

El sufrimiento emocional:

  • Culpabilidad

  • Remordimiento

  • Pérdida de autorespeto

  • Depresión

  • Pensamientos de suicidio

  • Fracaso de las relaciones

  • Ira


El embarazo:

  • Matrimonio inmediato

  • Adopción (dar tu bebé a otra familia)

  • Madre o padre soltero

  • El aborto y sus consecuencias.


La enfermedades venéreas y otros problemas de salud:

  • Sida

  • Sífilis

  • Gonorrea

  • Herpes

  • Clamidia

  • Verrugas genitales

  • Infecciones vaginales

  • Riesgo de esterilidad

  • Cáncer cervical

  • Cáncer del seno



¡Advertencia!

 

Aunque uses anticonceptivos te arriesgarás a tener problemas, incluyendo el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual. 



Soy una joven responsable

  • Mis besos valen más que una fiesta o un cine.

  • Mi cuerpo es templo de Dios, no un juguete.

  • El primer "no" resultará difícil, después se hace más fácil.

  • La virginidad sigue siendo una virtud, la lujuria sigue siendo pecado capital.

  • Mi manera de vestir, actuar y hablar pueden ser una tentación para mi novio.

  • Observaré la modestia por el bien de los dos.

  • Mis padres han hecho mucho por mí, me comportaré de modo que siempre se sientan orgullos de mí.

  • Mi novio será también algún día esposo y padre de familia.

  • Deberá ser un héroe a los ojos de su esposa e hijos. No haré nada por impedirlo cuando salgamos juntos.

  • Quiero ser esposa y madre algún día, conservaré mi pureza y mi cariño para mi esposo e hijos.

  • Si por mi debilidad llegara a quedar embarazada, no tomaré la vía fácil, no abortaré a mi hijo por nacer.

 

 

Soy un joven responsable

 

  • Los padres de mi novia han puesto su confianza en mí, no los defraudaré.

  • Respetaré a mi novia como espero que otros hombres respeten a mi hermana.

  • Respetaré su feminidad porque mi madre es mujer. Le pediré a mi novia que no haga algo de lo que pueda luego avergonzarme si mi madre llegara a enterarse.

  • Mi novia me ha dado el honor y el placer de su compañía; no es correcto que yo espere más en pago por esta invitación.

  • Mi novia será esposa y madre algún día.Ella deberá ser ejemplo para sus hijos y el orgullo de su esposo. La ayudaré a ser tan pura y decente como quisiera que fuese mi esposa.

  • La hombría es entereza tanto de carácter como física.
    Perder el control de sí mismo es señal de debilidad, quiero que ella sepa que soy un hombre.

  • Dios está en todas partes, lo ve todo, lo sabe todo. Las tinieblas podrán ocultarme del público, pero no de la vista de Dios.

  • Si por mi debilidad llegara a dejar embarazada a una joven, no la presionaré para que se practique un aborto.


¿Es mejor vivir juntos antes de casarse 

para tener un buen futuro?


En los últimos 30 años, el número de parejas que viven juntas y tienen relaciones sexuales prematrimoniales ha aumentado enormemente. Se dice que casi la mitad de las parejas que acuden a un sacerdote para casarse en la Iglesia Católica, están viviendo juntas. ¿Y tú piensas que el vivir con tu pareja antes de casarte es mejor para tener un buen futuro juntos? Si eso es lo que tú. ya estás haciendo, es importante que estés consciente de los muchos y diferentes aspectos de esta decisión, así como de sus implicaciones para tu propio futuro.


Preguntas que debes hacerte

  1. ¿Por qué decidiste vivir con tu pareja (esto es, por miedo a hacer un compromiso permanente, para probar la relación, por conveniencia, porque necesitabas compañía, por razones monetarias o para escapar de tu hogar)?

  2. ¿Qué has aprendido de esa experiencia? ¿Cómo ha afectado esta tu relación?

  3. ¿Qué o quién te está presionando para que te comprometas a casarte en este momento? ¿Existen presiones externas?

  4. ¿Por qué has acudido ahora a la Iglesia Católica en lugar de a otra iglesia o a un juez de paz o notario para que te case?

  5. Si tener la bendición de Dios es importante para ti, ¿no te preocupa el hecho de que al vivir con tu pareja antes de casarte estás violando los mandamientos de Dios?


La mayoría de las parejas saben que la Iglesia Católica enseña que vivir juntos sin casarse es para la pareja un pecado grave, pero muchos no comprenden por qué esto es así. Hay tres áreas importantes a considerar con respecto al por qué la Iglesia se opone a que las parejas vivan juntas sin casarse:

  1. Es contrario a la ley de Dios.

  2. La falta de comunicación entre la pareja, la cual es una consecuencia de esta decisión.

  3. Su efecto social negativo en lo que concierne a la comunidad.


La Ley de Dios

El matrimonio es un compromiso entre tres personas: un hombre, una mujer y Dios. Sin embargo, las Escrituras dicen que las relaciones sexuales prematrimoniales ofenden a Dios. "Que todos respeten el matrimonio y mantengan la pureza de sus relaciones matrimoniales; porque Dios juzgará a los que cometen inmoralidades sexuales y a los que cometen adulterio" (Hebreos 13:4).

Cuando las parejas viven juntas sin casarse, han dejado a Dios fuera de su relación, pues no han hecho ningún compromiso ante Él. Al comenzar su vida juntos, sin incluir a Dios, la pareja establece un precedente de excluir a Dios de su relación.

Según las enseñanzas de la Iglesia Católica, las relaciones sexuales antes del matrimonio son un grave acto inmoral, que priva a la persona de la gracia de Dios. Por tanto, la pareja que vive en concubinato, no debe recibir los sacramentos de la Eucaristía o la Reconciliación (Confesión), hasta que deje de tener relaciones sexuales. Además, si la pareja no recibe el Sacramento de la Reconciliación (confesión) antes de casarse por la Iglesia Católica, no será bendecida con todas las gracias que provienen del Sacramento del Matrimonio. Sin embargo, si la pareja decide dejar de tener relaciones sexuales, puede volver a recibir los sacramentos, siempre y cuando reciba el Sacramento de la Reconciliación antes de comulgar.

Las relaciones sexuales en el matrimonio constituyen uno de los más grandes regalos de Dios. No son algo sucio ni causan culpabilidad. Sin embargo, un hombre y una mujer que están viviendo juntos sin casarse y conocen las enseñanzas de la Iglesia, probablemente sentirán culpabilidad. Esto les puede dar un sentido equivocado a las relaciones sexuales, e inclusive puede causar cierta culpabilidad una vez que ha tenido lugar el matrimonio. La pareja que no tiene relaciones sexuales antes de casarse o deja de tenerlas, de cierto tendrá una mejor luna de miel y una comprensión más fructífera después de casada, de la relación sexual matrimonial.



Comunicación

El matrimonio es un compromiso serio. Las personas deben tomarse el tiempo suficiente para hablar, pensar y orar con calma y claridad. Si la pareja está viviendo una vida casta; es decir, se está absteniendo de tener relaciones sexuales, cada una de esas personas podrán pensar más objetivamente sobre el compromiso que van a hacer, sin ser excesivamente influenciadas solamente por la atracción sexual.

La comunicación no es igual entre las parejas que viven juntas, que entre las que no lo hacen. Las relaciones sexuales se pueden convertir en un modo de resolver los problemas en las primeras etapas de la relación, cuando en realidad lo que se necesita es el diálogo. El tener un período de abstinencia sexual le permite a la pareja estar consciente de la necesidad de tener intimidad emocional, no simplemente genital. La relación entonces puede crecer con respecto al respeto mutuo, la amistad y finalmente la confianza.

Hacer un compromiso con otra persona es hacerse transparente y vulnerable con respecto a las emociones y los sentimientos. Cuando esto ocurre en un espíritu de amorosa confianza, la pareja está lista para hacer un compromiso de por vida ante Dios, y finalmente, para disfrutar mutuamente de la intimidad sexual con su cónyuge.



Tu comunidad

Cuando está planeando su boda, rápidamente la pareja se da cuenta, de que su casamiento involucra a otras personas también: sus padres, su familia, sus amistades y a toda la comunidad cristiana.

La Iglesia espera que sus miembros sean castos antes de casarse (es decir, se abstengan de tener relaciones sexuales). Si la pareja vive junta antes de casarse, la situación confundirá y escandalizará a la comunidad. La confundirá porque las personas se preguntarán si la Iglesia ha cambiado su enseñanza sobre las relaciones sexuales prematrimoniales. La escandalizará porque presentará un ejemplo a los miembros más jóvenes de la comunidad (hermanos, hermanas, sobrinos y sobrinas), haciéndoles creer que este es un comportamiento apropiado para un cristiano.

La decisión de no vivir juntos sin casarse le envía un mensaje a la comunidad, de que la pareja toma en serio su matrimonio y su relación con Dios. Es importante mencionar también que la mayoría de los padres prefieren que sus hijos no vivan con su pareja antes de casarse. Finalmente, la decisión de no vivir juntos sin casarse, es un ejemplo para futuros hijos y nietos, de que la pareja respeta a Dios y a Su Iglesia.



Estadísticas

Aunque a nadie le gusta que lo consideren una estadística, podemos aprender mucho de las parejas que han vivido juntas sin casarse y de lo que ellas han aprendido.

  • Las parejas que viven juntas antes de casarse tienen una probabilidad de un 50% mayor de divorciarse, que las que no lo hacen (1).

  • El convivir antes de casarse debilita el compromiso de casarse porque produce actitudes y valores que aumentan la probabilidad de divorciarse (2).

  • El concubinato está relacionado con una menor exclusividad sexual después del matrimonio. (Es decir, el adulterio es más común.) (3)

  • Los que viven juntos sin casarse afirman que contraen matrimonios que son menos felices, tienen menos comunicación con su cónyuge y un compromiso menos fuerte con la institución del matrimonio que los que no viven juntos antes de casarse (4).


Las evidencias que proporcionan estas estadísticas claramente indican, que aquellos que deseen tener un matrimonio sano y duradero, no deben vivir juntos antes de casarse. Todas estas son las razones por las cuales la Iglesia Católica siempre ha enseñado que el concubinato es un pecado y además es malo para la pareja, inclusive después de su matrimonio. Por tanto, una persona honesta y sincera se dará cuenta de que ese comportamiento no es bueno para su futuro.

_________________


Nota: Esta es una traducción autorizada del folleto titulado "Cohabitation: Is it Right for Your Future?". Para obtener una copia (en inglés), diríjase al Padre Greg Markey, St.Peter Church, 695 Colorado Avenue, Bridgeport, CT, 06605. Teléfono : (203) 366-5611.


Citas:

 

1. P.A. Guarting-Gibbs, "The Institutionalization of Pre-Marital Cohabitation: Estimates from Marriage Licence Applications", 1970-1980, Journal of Marriage and Family 48 (1986): 423-433.
2. University of Chicago and University of Michigan 23 year study by sociologists William G. Axinn and Arnord Thorton. 

3. R. Forste and K. Tanfer, "Sexual Exclusivity Among Dating, Cohabiting and Married Women", Journal of Marriage and the Family 58 (1996): 33-47. 

4. Elizabeth Thomson and Colella Thomson, "Cohabitation and Marriage Stability: Quality or Commitment?", Journal of Marriage and the Family 54 (1992): 259-267.


Vivir juntos no funciona

Las investigaciones muestran que los matrimonios que empezaron "viviendo juntos" tienen una frecuencia de divorcio de un 50% mayor.

 

_________________


Fuente: "The Role of Cohabitation in Declining Rates of Marriage", Journal of Marriage and the Family, v53, 1991, p.913-927.

 

__________________________________________


Este sitio web pertenece a:
Vida Humana Internacional
45 S.W. 71 Ave, Miami, FL 33144
Tel: 305-260-0525 Fax: 305-260-0595
www.vidahumana.org
 
Y es una versión en español adaptada de http://www.lovematters.com (en inglés)